catalÓ | castellano | english
Altres pÓgines dels Jesu´tes   

Migra Studium davant del CIE de Zona Franca
Grup de voluntaris CIE-BCN
15/01/2014

Comparteix a Twitter  

Aquests darrers dies Migra Studium ha sortit als mitjans de comunicació. El dissabte passat es va convocar una manifestació per reclamar el tancament del CIE de Zona Franca. Entrevistem al director de Migra Studium, Luis Muñoz Samaniego, per conèixer millor quin és el posicionament de la fundació sobre aquesta realitat. 




El sábado pasado Migra Studium convocó junto con SOS Racisme y la plataforma Tanquem els CIEs una manifestación para reclamar el cierre del CIE de Zona Franca. ¿Cómo se posiciona vuestra fundación delante de esta realidad?

El posicionamiento de Migra Studium es sobretodo el de poner de manifiesto el sufrimiento innecesario que está causando en muchas personas el paso por este tipo de instituciones. Lo que está contemplado en la legislación como una sanción excepcional a la situación administrativa de estancia irregular, como es la reclusión en un CIE en vistas a la expulsión del territorio español, se está utilizando de forma generalizada y abusiva, sin tener en cuenta las situaciones particulares de las personas, como pueden ser su grado de arraigo en la sociedad o situaciones de vulnerabilidad. Por otra parte, al no existir una regulación de estos centros se producen arbitrariedades en su gestión y una desprotección de las personas internas, que recordemos que sólo tienen restringido por ley su libertad de movimiento.

Migra Studium acompaña a las personas internas en el CIE de Zona Franca a través de un grupo de voluntarios. Ellos han podido observar esta arbitrariedad y desprotección que comentas. Con su acción, se intenta facilitar la cobertura de las necesidades de los internos y su conexión con el exterior. ¿Con qué dificultades os encontráis?

La primera dificultad procede de su emplazamiento. El CIE se encuentra en un lugar remoto de la Zona Franca, lejos de las miradas y del conocimiento de la ciudadanía. Por otra parte, muchos internos no conocen su derecho a ser visitados por personal de ONGs. Este derecho está reconocido en la ley, pero ha hecho falta un auto reciente de los jueces de control de esta institución para que la dirección del CIE de Barcelona habilitara unos horarios de visita. Esta situación provoca dificultades para conseguir números de internos con los que hablar. Es necesario decir a la policía a quién concretamente se pretende visitar. Otra cuestión son las normas cambiantes que rigen las visitas, en función del humor de los funcionarios responsables que se encuentren de servicio. Pero tal vez la mayor dificultad sea la frustración que provoca encontrarse con una situación injusta, con alguien que está sufriendo porque claramente no debería estar ahí, y saber que nuestra acción puede hacer poco por cambiar su situación, aparte de ofrecerle una escucha atenta y una cierta información sobre por qué está encerrado y qué puede esperar.


Hace poco, Migra Studium también obtuvo el permiso para colocar un buzón dentro del CIE. Este pretende ser un instrumento que facilite la comunicación con los internos y el grupo de voluntarios. ¿Funciona?

No demasiado. No sabemos bien por qué. Pusimos nuestra información en el buzón en varios idiomas, pero hasta ahora no funciona mucho. Otra estrategia es pedir a las personas a quienes atendemos que informen de nuestro servicio a otros compañeros que no tengan a nadie que los visite.


La comunicación con los internos es importante para que conozcamos qué es lo que viven en el CIE, en qué condiciones. El pasado 5 de diciembre, Alik, un joven armenio, murió en una celda del CIE, donde, según la policía, se suicidó. La fundación Migra Studium y SOS Racisme están estudiando la posibilidad de presentar una acusación popular. ¿Si al final fuera así, qué objetivos perseguís con esta acción?

La acusación popular no persigue tanto señalar a los culpables de una posible negligencia o delito, (esto puede corresponder más a las acusaciones particulares), como poner de manifiesto los errores en el sistema que han permitido este desenlace. En este caso, sería un medio más de sacar a la luz pública las distintas quejas y limitaciones de derechos que sufren los internos. No olvidemos que, mientras alguien está privado de libertad, el Estado es el garante de su integridad física y de su vida.


Además de la manifestación del sábado, el viernes se convocó una rueda de prensa a la que podían asistir ONGs y diputados. Tú asististe. ¿Cuáles son tus impresiones?


Estuvimos muy satisfechos de la iniciativa. Tanto por la cantidad de medios de comunicación que se hicieron eco (atraídos por los parlamentarios, a quienes se había negado la visita institucional, y que visitaron a los internos en el turno de familias), como sobre todo por el impacto que produjo en los políticos el conocer de primera mano algunas historias personales. Creemos que esas visitas han podido suponer una toma de conciencia sobre la gravedad de la situación en algunos parlamentarios, que más adelante podrán proponer modificaciones a nivel legislativo o reglamentario en el funcionamiento de estas instituciones.  Frente a la lejanía para la sociedad, la opacidad y el silencio en estos centros, es necesario acercarse a ellos, arrojar luz sobre su funcionamiento y hablar de la situación de los internos.

La falta de una normativa que regule los Centros de Internamiento en España empeora, más aún si cabe, las condiciones en las que se encuentran los internos. ¿Durante la rueda de prensa, se comentó en qué punto está dicha cuestión?

Parece que el proyecto de reglamento se encuentra ya en el Consejo de Estado, que ha de emitir un informe previo a su aprobación en el Consejo de Ministros. Por lo tanto, después de una espera de cuatro años desde su propuesta en la última modificación de la Ley de Estrangería, parece que por fin está a punto de aparecer. Otra cosa es el temor que tenemos las ONGs de que consagre algunas de las malas prácticas que existen actualmente.

Si algún lector tiene algún familiar, conocido, amigo que esté interno en el CIE de Zona Franca, ¿cómo tiene que contactar con el grupo de voluntarios de Migra Studium para que le visiten?

En la sección correspondiente de nuestra web hay un número de teléfono y una dirección de correo electrónico de contacto. (más información aquí) Por otra parte, para quienes deseen más información sobre esta realidad, les aconsejo que echen un vistazo al estupendo informe "Atrapados tras las rejas", elaborado por nuestra entidad hermana en Madrid, Pueblos Unidos, y por primera vez también por el grupo de visitas de Barcelona. Se puede descargar desde la web del Servicio Jesuita a Migrantes.

Muchas gracias Luis

Fotos: Luis Muñoz Samaniego
Entrevista realizada por: Lucia Montobbio





[+ notÝcies]

Fundaciˇ Migra Studium - Palau, 3, 08002 Barcelona - Tel. 934 120 934 - info@migrastudium.org - AvÝs Legal