català | castellano | english
Otras páginas de los Jesuitas   

Acoger con los brazos cerrados

Grupo de migraciones
18/12/2017

Comparteix a Twitter  

Nota de prensa de la campaña Hospitalidad.es de la Compañía de Jesús con motivo del dia internacional de las personas migrantes.

● Durante este año 2017, prácticamente 20.000 personas han llegado por mar a las costas españolas, una cifra muy superior a la de los últimos años, situándose en niveles similares a 2006 y 2007. Muchas de ellas son solicitantes de asilo, menores de edad o víctimas de trata que, ante la saturación de centros de primera asistencia y estancia temporal, acaban encerradas en centros de internamiento sin la atención humanitaria suficiente

● En una sociedad que ha demostrado saber acoger y convivir en la diversidad cultural, el Gobierno continúa recibiendo a las personas migrantes con los brazos cerrados. Denunciamos la falta de compromiso por parte de las instituciones de reforzar esta hospitalidad ciudadana, además de notables dificultades y carencias en el sistema y las condiciones de acogida





Con motivo del Día Internacional de las Personas Migrantes, desde la Campaña Hospitalidad.es de la Compañía de Jesús hacemos un llamamiento a las instituciones para mejorar las condiciones de acogida a las personas migrantes y refugiadas que alcanzan territorio español, ante el notable aumento de llegadas, especialmente por vía marítima, y la limitada capacidad del sistema; así como reiteramos nuestro compromiso con la inclusión social de las personas migrantes que han venido a empezar un proyecto de vida en el país, especialmente aquellas que se ven obligadas a venir para salvar su vida o la de sus familias, huyendo del hambre, la pobreza o la violencia.

Según datos de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y de ACNUR, hasta el 30 de noviembre ha llegado por mar 19.668 personas, una cifra muy superior a la de los últimos años, situándose en niveles similares a los de 2006 y 2007. Con los centros de primera asistencia y de estancia temporal saturados, la última respuesta del gobierno ha sido privar de libertad a 460 personas llegadas a Murcia por mar en un centro penitenciario de Archidona, Málaga, aún por estrenar, además de anunciar la construcción de nuevos centros de internamiento de extranjeros para los próximos meses. Entre estas personas que continúan llegando se encuentran menores de edad, solicitantes de protección internacional o mujeres víctimas de trata.

En una sociedad que ha sabido gestionar la convivencia entre diversas culturas sin que hayan calado los discursos políticos xenófobos de extrema derecha en la misma medida que en otros países de nuestro entorno, debemos exigir a las autoridades que refuercen esta actitud de hospitalidad de la ciudadanía en lugar de obstaculizar la acogida y la armonía social con discursos que asocian migraciones con falta de seguridad o terrorismo. Ante esta realidad nos encontramos con retóricas y políticas de criminalización y discriminación de las personas migrantes y refugiadas que vienen en muchas ocasiones desde las propias instituciones de gobierno, con los claros ejemplos como el internamiento de personas migrantes en la penitenciaría de Archidona o la más reciente acusación de tráfico de personas a la activista por los derechos humanos Helena Maleno.

La solidaridad y hospitalidad respecto a los migrantes forzosos es patente en la sociedad española. De hecho, el 97% de españoles se mostraba de acuerdo en acoger a personas refugiadas en el país, según una encuesta realizada en mayo de 2016. Sin embargo, esta actitud no se refleja en la gestión del ejecutivo. Los plazos de reubicación y reasentamiento de solicitantes de asilo acabaron el pasado mes de septiembre, y España solo cumplió el 14% de las cuotas acordadas. Creemos necesario un mayor compromiso y celeridad por parte de las instituciones a la hora de reasentar a personas que han solicitado protección internacional en nuestro país.

Además, en consonancia con la Agenda Europea de Migraciones, la tendencia en las políticas migratorias es a securitizar y cerrar las fronteras a toda costa, lo que repercute en que no se hayan habilitado vías seguras para refugiados y que miles de personas pongan en riesgo cada vez más su vida tratando de llegar a Europa. Por este motivo, aún vemos ejemplos como las ‘devoluciones en caliente’ que se producen en Ceuta y Melilla, algo por lo que España fue condenada hace apenas dos meses por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. De igual forma, estas políticas fronterizas condicionan la ayuda oficial al desarrollo a terceros países africanos a su capacidad de ejercer control y freno a la movilidad de las personas migrantes. Reclamamos recuperar la inversión en la cooperación internacional al desarrollo en países de origen, que cayó un 72% entre 2009 y 2015, como instrumento fundamental para mejorar las condiciones de vida de estas personas.

La inversión en construcción y mantenimiento de CIE y en estas políticas de freno de la “amenaza de la inmigración ilegal” mediante acuerdos con Libia, Marruecos y otros países supera con creces a la inversión en una educación basada en el concepto de ciudadanía global que promueva la integración social y la convivencia en la diversidad cultural. Ponemos sobre la mesa la cuestión sobre la manera en la que dotar al sistema educativo de herramientas y planes para gestionar la diversidad cultural de manera positiva.

Una atención especial merecen aquellas personas con un perfil de mayor vulnerabilidad, sobre todo los menores extranjeros no acompañados. Según datos del Fiscal General del Estado en 2015, había 3.341 “menas” tutelados por las administraciones. Se calcula que este año el número de llegadas ha aumentado. Multitud de jóvenes menores de edad están viviendo en la calle (como sucede en Melilla arriesgando su vida al intentar colarse en barcos o camiones rumbo a la península), o internos en CIE (SJM identificó hasta 51 menores internados en 2016). Es urgente garantizar la protección y tutela de menores migrantes no acompañados, aplicando el principio de interés superior del menor por encima de todas las cosas, así como acompañarles en su proceso de crecimiento. Este trabajo, en lugar de ser realizado por las instituciones, acaba siendo responsabilidad de las ONG.
Por todo ello, desde Hospitalidad.es defendemos la acogida integral de las personas migrantes y hacemos un llamamiento para garantizar el respeto a los derechos humanos y la dignidad de estas personas. Nos sentimos llamados por un sentimiento de solidaridad y de inclusión y queremos que ese espíritu de ser tierra de acogida se extienda a toda la sociedad.

Para cualquier ampliación de información o entrevistas, por favor contactar con

SJM (Madrid) Daniel Martínez / contacto@hospitalidad.es / 686 270 634
Migra Studium Santi Torres/ comunicacio@migrastudium.org / 630 050 360

Recursos: Informe SJM CIE 2016: http://www.sjme.org/files/informecie16.pdf



[+ noticias]

Fundació Migra Studium - Palau, 3, 08002 Barcelona - Tel. 934 120 934 - info@migrastudium.org - Aviso Legal