Refugiados. Víctimas del desgobierno y la indiferencia