El diálogo en el Espai Interreligiós, como un latido